Ermita de Santiago

La calle Gaitán finaliza en el comienzo de la calle de Santiago. A pocos metros nos encontramos con una pequeña plazuela en cuña que estaba presidida de antiguo por la Ermita de Santiago.

La de Santiago es una ermita barroca del s. XVI surgida junto al viejo camino real de Córdoba a Sevilla en el actual barrio de Triana.

Su fachada de arco de medio punto está coronada por una pequeña espadaña de un solo vano y su interior, de una sola nave, está cubierto por dos bóvedas sucesivas. Alberga la imagen del Patrón de Posadas, Santiago Apóstol, imagen que sustituye a la que existía antes de la Guerra Civil española, donde fue destruida junto a unas valiosas tablas hispano flamencas del Renacimiento. En torno a ella se celebran las fiestas de Santiago a mediados de julio.

La ermita de Santiago se encuentra situada en un discreto altozano llamado antiguamente El Cerrillo, en el lado meridional del viejo camino real de Córdoba a Sevilla, ya en la actual calle de Santiago. Según escrituras antiguas, se nombra a la ermita como de Santiago y “antes de Belén”, por lo que estuvo tal vez dedicada bajo aquella advocación antes de recibir culto el Santo Patrón de Posadas.

Se halla en el centro de cuatro puntos cardinales religiosos al norte, la ermita de Bella Rosa (hoy desaparecida); al sur, la parroquia; al oeste, la ermita de Jesús, y al este, la de la Virgen Coronada (hoy desaparecida).

Esta Ermita se cita en el testamento del vecino de Palma del Río Juan Álvarez, que en 1511 dejaba “a Santiago de las Posadas doce maravedíes”.

Este pequeño templo tiene una fachada sencilla de arco de medio punto entre pilastras y corona el hastial en una espadaña de un cuerpo o vano. Es de una sola nave con dos tramos: el primero cubierto con bóveda de cañón con lunetas y el segundo, el crucero, se cubre con una cúpula. La configuración actual de la ermita responde a las obras que se hicieron en 1793 a cargo del maestro Juan Rafael Jerez, alarife de obras de la iglesia. Las antiguas puertas fueron devoradas por las termitas, siendo sustituidas recientemente por otras de nueva fábrica adornadas con los clavos de la que existía en la Capilla de la Caridad.

Preside el altar la imagen de Santiago Apóstol montando hermoso caballo blanco, tal como es tradición que apareció en la batalla de Clavijo. Esta imagen, sufragada por don José Arrabal Mohedano, vino a sustituir a la primitiva talla de pequeñas dimensiones, que representaba al Apóstol de pie. Esta imagen fue destruida durante la guerra civil, y era de factura antiquísima. Desde tiempo inmemorial es considerado Santiago Patrón de Posadas, sin que conste desde cuándo.

Antiguamente adornaban la ermita unas tablas con pinturas de estilo hispano-flamenco del siglo XV (o de mediados o tercer cuarto de s. XVI, según Ángulo Íñiguez), de gran mérito artístico, pero fueron destruidas también en la guerra, menos una que se conservó hasta fecha muy reciente y que representaba el Santo a caballo. Ramírez de Arellano en su Inventario las describe así: “Tablas de un metro de altura próximamente, representando la Anunciación, la Circuncisión, la Virgen con Cristo muerto, la Magdalena y San Juan, y la Resurrección. La primera es del mismo autor anónimo que la catalogada en Bujalance con el número 875. Las otras dos de los discípulos del maese Pedro de Campaña, y la última de estilo puramente español. Las otras dos parecidas a Campaña son mucho mejores”. También había una apaisada que estaba en la clave del arco que sustenta la cúpula y que representaba a Santiago alanceando moros. Esta fue vendida para sufragar las obras de reforma de la parroquia de Sta. María de las Flores en los años 60.

En torno a ella, se celebra la velada de Santiago, que podemos considerar como la más antigua expresión de fiestas patronales celebradas en nuestro pueblo, teniendo lugar desde tiempo inmemorial durante los días 25, 26 y 27 de julio de cada año. Aquí recibió el Apóstol, en el día de su fiesta, culto de procesión y novena, nada de lo cual se ha vuelto a hacer hasta fechas recientes. En ese día se congregaba el pueblo en el altozano de la ermita y en la fuente cercana para participar en la rifa de comestibles que las cofradías de la villa organizaban en beneficio del Santo. De 1890 a 1936 la fiesta mudó en feria, la cual se celebraba en el Paseo.

En los años cuarenta el párroco don Fermín Urbano reanimó la festividad de Santiago organizando una verbena, bien en el altozano de la ermita, bien en la explanada de la parroquia, adonde se llevaba el Santo procesionalmente. Hoy en día la fiesta pervive gracias al empeño de los vecinos del barrio.

Se piensa que el origen de la ermita de Santiago no tiene ninguna relación con la antigua orden militar de Santiago de la Espada, que nunca tuvo intereses en nuestra villa. Porque el Apóstol es declarado patrón de los peregrinos, porque el edificio se halla contiguo al camino y cordel pastoril, porque las tierras que eran propiedad de la misma ermita, inmediatas a ella, se llamaban “haza de la Mesta” y porque se encuentra dominando un importante cruce de caminos y descansadero de animales podemos suponer que tal vez el origen de la ermita esté en los viajeros y pastores que surcaban el camino. Su erección debió ser en los siglos de Oro, puesto que en el siglo XVIII ya estaba necesitada de reparaciones y a fines de ese siglo éstas se llevaron a cabo, junto con la edificación del atrio y la vivienda del santero existente con anterioridad del actual Hogar Parroquial.

Visor Turístico de Posadas