A este período corresponde la mayor parte de las fuentes y aljibes que nos han llegado hasta el presente.

Nuevamente nos remitimos a Carbonell para señalar al sur de El Escorial, en el lugar denominado como “El Laboratorio”, un aljibe, una calera, restos de antiguas construcciones y “muchas copelas árabes” en relación con la fundición de metales.

Hernando Luna, en sus publicaciones acerca de los datos tomados por Carbonell, nos señala el Pontón de Abarca, “que parece haber” constituido un pantano árabe, en Posadas, en el cauce del arroyo Guadalbaida.

Si bien la identificación de yacimientos musulmanes no está constatada en cuanto a hallazgos estructurales en esta zona, la monetaria y otro tipo de piezas así lo confirman, como en el yacimiento de Casas de Fistell.

Ponsich nos presenta Paterna Este o La Allarca donde “cerca de la finca y del punto de agua, vestigios importantes hoy en día desaparecidos, atestiguando la existencia de una finca romana: fragmentos de ladrillos y tejas”. La amortización del punto de agua parece estar reflejada en las estructuras más antiguas del conjunto acuífero, las cuales pueden remontarse a los s. XIV-XV según R. Córdoba y F. Castillo. Éstas son tres arquetas de decantación que vierten en una gran alberca rectangular. 

Respecto al Cortijo de Paterna, incluyendo la ocupación romana e islámica, la horquilla temporal de este emplazamiento acogería desde momentos de la Edad del Cobre hasta la Baja Edad Media, pues el documento de amojonamiento del T.M. de Posadas, concedido por Alfonso X en 1264, nos lo cita aún como “villar”: “[…] fasta el mojon que esta so el villar sobre el camyno de hornachuelos dende en adelante cabeça fasta que es entre el villar e la sierra […]”. Pasado el tiempo, esta pequeña población se iría reduciendo hasta quedar configurado como un cortijo más el cual tendría su fin pasada ya la 2ª mitad del s. XX.

Destacamos por último la mención del lugar, inmediatamente al norte de la Sierrezuela, que hace Alfonso XI en su “Libro de Montería” (entre 1340 y 1350): 

“El monte de Guadacabriellas es buen monte de oso, et de puerco en invierno et en tiempo de uvas […]”.

Los representantes patrimoniales de la Edad Media en el Ecomuseo La Sierrezuela de Posadas son: la Torre de La Cabrilla y el Pilar de Paterna.

Recuerda: en todo nuestro Término Municipal hay elementos patrimoniales. Contamos contigo para su cuidado, protección y salvaguarda.

 

Galería de imágenes