Ruta Americanista

El descubrimiento de América provocó un gran impacto en nuestra villa, al igual que en el resto del mundo. Hubo vecinos de Las Posadas que embarcaron rumbo a las Indias impulsados por un espíritu evangélico, como el jesuita Diego de Acuña, gran estudioso de lenguas indígenas y traductor a éstas del canon cristiano y a Fray Cristóbal de Rabaneda, que pasó a Perú y de allí a Chile, donde fue partícipe de la fundación de la Provincia Franciscana de la Santísima Trinidad.

A su regreso de Indias se instaló en nuestra villa el glorioso capitán Gonzalo Silvestre, partícipe de la expedición a la Florida. Llegó enfermo, a la búsqueda de unas hierbas que aquí crecían.

Y dada su amistad personal con el ilustre Inca Garcilaso de la Vega, padre de la literatura iberoamericana, éste se desplazó en innumerables ocasiones a Posadas con motivo de la redacción de su obra “La Florida o Historia del Adelantado Hernando de Soto”, manteniendo ambos una estrecha relación con este pueblo.

Las riquezas en joyas, alhajas, barras de plata y cuadros con las que volvió de América D. Diego Fernández de Córdoba y López de las Roelas, tras ejercer como Virrey de Nueva España y más tarde del Perú, sirvieron en parte para la compra al rey del señorío de la villa de Las Posadas, ejerciendo como primer Conde de las Posadas.