Parque Natural Sierra de Hornachuelos

Una parte del territorio del municipio de Posadas (junto a superficie de los municipios de Hornachuelos, Almodóvar del Río, Villaviciosa de Córdoba y una pequeña franja de Córdoba capital) se encuentra incluido en este Parque Natural. En concreto la comprendida entre la Carretera de Villaviciosa y la del Pantano del Bembézar. Es en esta última desde la que podremos disfrutar de los increíbles paisajes que nos ofrece Sierra Morena.

Minas de la Plata

También es posible desde esta vía de comunicación observar los vestigios de la Mina de la Plata. A la misma pertenecían las minas de Casiano del Prado, la más importante por su explotación y producción, y la de Nuestra Señora de los Dolores.

Todas las minas eran de blendas y galenas argentíferas, produciéndose plata, plomo, cinc e incluso barita. La mayoría de sus edificios e instalaciones fueron construidas a finales del s. XIX bajo la dirección del ilustre ingeniero alemán Alfred Brandt, contratado por la “Sociedad Santa Bárbara”, propietaria de las minas.

Con motivo de su reapertura para la explotación industrial por parte de la germano-cartagenera “Sociedad Santa Bárbara” a finales del s. XIX, se constató la presencia de varios pozos de época romana de centenares de metros de profundidad que causó asombro entre los propios ingenieros. En las galerías de las minas se hallaron utensilios, lámparas funerarias y un sistema de desagüe mediante Tornillos de Arquímedes, y en la superficie restos de viviendas antiguas y tumbas de mineros.

En las inmediaciones se encontró un tesoro de 3.000 monedas ibéricas.

Hoy en día, esta zona se ha convertido en un bello enclave en mitad de la naturaleza constituyendo el principal Patrimonio Industrial de la localidad.

Galería de imágenes

Torre del Ochavo

La Torre del Ochavo también se encuentra en el interior del Parque Natural y está declarada como Bien de Interés Cultural.

Es una edificación erigida en el s. XIV cerca del cruce de caminos que iban y van a Villaviciosa, Hornachuelos y Posadas en plena sierra, como parte de un sistema de señales.


La primera referencia que se tiene sobre ella fue en 1352 cuando “la torre de Arias Cabrera que dicen Villar de Asensio” fue visitada con motivo de un ordenamiento del territorio promovido por Pedro I. Su hijo Pedro Cabrera también poseyó este heredamiento, por lo que igualmente se le conoció como “torre de Pedro Cabrera”.

En la segunda mitad del s. XV se la conoce como “torre del Ochavo” debido a las nuevas ordenanzas promovidas para el aprovechamiento de una octava parte del cortijo para pastos para el ganado del propietario. Este nombre perdurará desde entonces en la toponimia local.


Su posición fortificada domina los accesos por el Sur y Oeste a la zona minera de La Plata y defiende el antiguo Villar de Asensio, asentado en este espolón, y a otro villar que estuvo asentado en la Loma del Toril. Ambos villares estuvieron habitados tanto en la época romana como en la árabe por el personal minero que realizaba los trabajos de explotación de los filones argentíferos de esta mina, hoy llamada de Casiano del Prado.