Personajes Ilustres

La historia de Posadas está hecha por el pueblo. Pero a lo largo de la historia local siempre hubo destacadas personalidades que tuvieron la oportunidad o la capacidad de ejercer un papel especial en el municipio.

Palomo Spain

Palomo Spain

Alejandro Gómez Palomo diseñador de moda maleno, que viajó a Londres y estudió diseño de moda masculina en el London College of Fashion. Tiene su taller de costura en un antiguo cortijo reformado de Posadas, su pueblo natal.

El éxito coloca a este diseñador en la tendencia generalizada de borrar géneros en la moda, “Se trata, simplemente, de un giro en el gusto de muchos jóvenes. Chicos que no quieren renunciar a llevar volantes, tejidos irisados o muaré, sobre todo después de descubrir que les hacen felices. Que desata en ellos la misma fantasía que yo desde niño he sentido y que he llevado a mis colecciones”.

En febrero de 2016 presentó en Madrid la primera colección de su firma Palomo Spain. Con el nombre de Orlando, estaba inspirada en el personaje literario de Virginia Woolf, un noble inglés que cambia de sexo y vive 300 años. Más tarde, en la Semana de la Moda de Moscú presentó su segunda colección. El equipo de la estilista y exdirectora de Vogue Paris Carine Roitfeld le pidió prendas para sus producciones, así como Opening Ceremony, que quiso vender Palomo Spain en sus sucursales de Los Ángeles y Nueva York.

En febrero de 2017 presentó en Nueva York su colección ‘Objeto sexual’, dentro de la Semana de la Moda de Nueva York para hombre, celebrada en el Cadillac House neoyorquino.​

En septiembre de 2017, presentó en Madrid su quinta entrega, Hotel Palomo.

En 2018 participa en un talent show de TVE titulado «Maestros de la costura» y conducido por Raquel Sánchez Silva, en el que Palomo es uno de los tres miembros del jurado, junto a María Escoté y Lorenzo Caprile.

Luis de Córdoba

Luis de Córdoba

Luis de Córdoba es el nombre artístico de Luis Pérez Cardoso, cantaor flamenco nacido en Posadas el 15 de mayo de 1950.

Se inició cantando en reuniones de amigos hasta que, en 1972, se presentó al concurso Cayetano Muriel en Cabra, donde consiguió el primer premio y se le consideró “Cantaor Revelación”.

Numerosas entidades flamencas le han distinguido con su Insignia de Oro y otras llevan su nombre como la Peña Flamenca de Posadas.

Su discografía sobrepasa la docena de títulos. En todas sus grabaciones puede apreciarse un tratamiento y unas expresiones muy personales en las más variadas formas del cante, así como un excelente gusto estético en su interpretación. Ha gozado siempre de una gran acogida por el público y por la crítica.

En 1992 el Pleno del Ayuntamiento de Posadas lo nombró Hijo Predilecto de la villa.

Luis de Córdoba es un cantaor hecho desde la tradición y mantiene un enorme respeto por la tradición, lo que no le impide ser, también, un cantaor de su tiempo, de hoy, que trata, con su trabajo diario, de mantener viva esa tradición. Goza de un notable y merecido prestigio en el mundo del flamenco. Su formación, su inquietud y sus cualidades humanas y artísticas, hacen de él uno de los más brillantes cantaores actuales, dentro y fuera de los escenarios.

Es sin duda uno de los cantaores que ofrecen mayores expectativas de proyección de futuro para el cante flamenco. Un cante, un arte, el de Luis de Córdoba, del que muy acertadamente se ha dicho que “Sirve para el recreo del oído y del espíritu, pues está lleno de luz”.

Es autor del libro El Flamenco: Tradición y Libertad. (Arca del Ateneo, 2001).

En junio de 2009 se hace cargo de la Cátedra de Flamencología de la Universidad de Córdoba.

Sebastián Alabanda

Sebastián Alabanda Fernández, nacido en Posadas en el año 1950, fue un futbolista español, internacional con la selección española de fútbol, que desarrolló la mayor parte de su carrera deportiva en el Real Betis Balompié.

Inició su carrera deportiva en el Triana, dentro de los escalafones inferiores del Real Betis, y en julio de 1970 comenzó a entrenar con la plantilla del primer equipo bético,​ debutando como profesional en la temporada 1972/73 en el Rayo Vallecano, donde fue cedido por el Betis. En la temporada siguiente volvió al Betis, donde permaneció siete temporadas formando un centro del campo muy consolidado e inolvidable, junto a Julio Cardeñosa y Francisco Javier López García, siendo integrante del mítico equipo con el que ganó la Copa del Rey en 1977. Debutó como internacional en un partido frente a la República Federal Alemana. En 1980 abandonó el Betis para jugar con el Murcia, durante dos temporadas.

Falleció en 2014 en Sevilla, a los 63 años. Recién incorporado al Consejo de Administración del Club, para desempeñar funciones de asesoramiento deportivo, como son la designación del nuevo entrenador del primer equipo y tratar de hacer regresar al equipo a la mayor brevedad a la Primera División.

Manuel Martínez Pradas

Manuel Martínez Pradas

Cantante de rock, integrante del grupo Medina Azahara. Nacido en Posadas en el año 1951, hijo de padres malenos. A los 9 años se va a vivir a Córdoba con su familia. Desde pequeño empezó a sentir la afición por la música, la composición y la voz. Así, con 12 ó 13 años, su distracción favorita era imitar junto a sus amigos a Los Beatles, Bill Haley, y otros grupos rockeros de la época. Todavía los instrumentos no habían llegado a sus manos; la mímica los suplía, hasta que con 15 años y en Valdeolleros, los muchachos encontraron un mecenas que instalaba una marca de puertas: Suemad. Y así llamaron a su primer grupo.

Durante toda su vida ha ido creando varios grupos de música y viajando por distinto lugares del mundo. Entre agosto y septiembre de 1979, se graba su Paseando por la Mezquita; quizá el emblema de aquel grupo incipiente que irrumpe con un éxito rotundo en el panorama del Rock nacional, con un sello exclusivamente andaluz. Comienza el camino, siempre ascendente, de este conjunto que sigue siendo leyenda, tal vez porque su origen está impregnado de todos y cada uno de los componentes genuinamente cordobeses: la mezcolanza del sentir y saber popular; las raíces multiculturales, la esencia trimilenaria, el latir de la espiritualidad, los paisajes irresistibles de Córdoba y los sugerentes susurros de una rebeldía feroz. Con Manuel Martínez como icono, Pablo Rabadán, Miguel Galán, Manuel y José Antonio Molina hicieron lo que sólo en esta ciudad se podría gestar: un Rock en la línea más dura de la música, impregnado de la corriente más lírica de la poesía; hicieron Medina Azahara, y llevaban implícito en su nombre todo lo que su ciudad representaba, y lo mostraron al mundo. Y el mundo, una vez más, sucumbió a lo que Córdoba tenía que decir. En pocas semanas, alcanzaron los 75.000 discos vendidos.

Sin perder jamás el contacto con sus gentes y sus orígenes ha continuado impecable, como la voz y las letras de Manuel Martínez, en los numerosísimos éxitos que han venido después, hasta llegar al que conmemora sus más de 30 años de giras, producciones y reconocimientos imposibles de numerar y enumerar, en Europa, el Continente Americano o en Japón, en donde ocupan el sexto lugar entre los nombres más prestigiosos del orbe.

Hijo Predilecto de Posadas, y Medalla de Oro a las Bellas Artes, sigue teniendo a Córdoba como musa eterna y fuente inagotable de inspiración.