Plaza de los Lavaderos

Se trata de un cruce de caminos y descansadero de animales junto al Haza de la Mesta, que suministraba agua a la población del Altozano de la Fortaleza, la Morería.

El primer documento escrito que nos habla de su existencia es un pleito hallado en las Reales Chancillerías de Granada de 1492 (GARCÍA ARRABAL, 2014).

En ella existían dos fuentes, la de los Lavaderos y el Pilar de Triana. Éste era un abrevadero para el ganado y sus aguas sobrantes iban a regar varias huertas.

Los arrieros con sus recuas y los pastores con sus rebaños se paraban cuando iban de camino para que los animales bebieran en el pilar. También se utilizaba como abastecimiento de agua, pues las mozas iban a llenar sus cántaros. Ellas también se dedicaban a lavar su ropa en las pilas. Los lavaderos congregaban a numerosas mujeres, especialmente de las clases populares, que llenaban de regocijo la plaza con su trajín de lebrillos y cubos. Era el lugar donde las lavanderas se daban a cantar o parlotear matizando los rumores de las anécdotas de la vida. Era un lugar bullicioso y riente.

Hoy día sigue quedando el Pilar de Triana, pero ya en desuso ganadero. Sus tres caños sueltan, de forma discontinua, el agua que mana de la Sierrezuela, que era potable. Sospechamos, por las diversas obras que ha sufrido la plaza, que existe un pozo que almacena el agua y vierte hacia la fuente el sobrante, a modo de sifón.

La fuente de los lavaderos no existe en la actualidad, dado que fue destruida durante unas obras de remodelación de la plaza sin tener en cuenta lo valioso este elemento patrimonial etnológico. En su sitio se halla, con factura más reciente, el monumento a los Malenos caídos en los campos de concentración nazi, concretamente el de Mathausen, que albergó el mayor número de paisanos de la localidad.

Visor Turístico de Posadas